Amando disuelvo el tiempo


Me detengo a mi mismo, me entretengo.

Sosteniendo lo insostenible, luchando por lo imposible, 
y no  porque haya imposibles, 
sino porque lo que ya está siendo posible, 
no puede , ni quiere, convertirse en imposible.

Sólo queda soltar, y volver a mí, 
adentrándome así en las entrañas de la soledad, 
donde ya no quede nadie a quien culpar 
por mi falta de compromiso conmigo mismo.

Amando disuelvo el tiempo.