Reconciliación


Leyendo a Lluis Juan Bautista en "Edward Bach en Marlow Bucks", hace referencia a un aspecto fundamental para aspirar a ser simplemente lo que se es; la reconciliación con uno mismo, como vía para la congruencia con uno, vía para el autodescubrimiento de lo que uno, en realidad es, despojado de las "poses", que diariamente tanto beneficio produce en mi idea de ser lo que no soy o no demuestro ante los demás. Esa reconciliación conmigo que me permite brillar con luz auténtica y no con la artificial que me han dicho y he creído que da más y mejor luz. Todo ello como consecuencia de tratar de "ser buenos", y que para ello no se ha de desearlo para serlo. Y es en este punto, donde el proceso de reconciliación conmigo mismo, encuentra las trabas más dificiles de aceptar. Me pregunto y me doy cuenta de que tan dificil es simplemente ser y aceptarme tal cual soy, y que la reconciliación transforma eso que no me gusta de mi en algo que sí y que por ello de gracias.
A veces, parece que para la conciencia de mi, sea necesario vivir la experencia de todo aquello me han aconsejado a no ser vivido como el llanto, la aflicción, el pesar, la tristeza, un suspiro, etc. Estos estados emocionales conducen, a mi modo de ver, a un estado de alegría como consecuencia de aceptar lo que se vive sin intentar desviar mi atención en lo que experimento, pues si no fuera asi no podría reconciliar aquellas partes de mi pendientes de reconciliar, aceptar y perdonar. De esta manera no caería en decir aquello que digo no ser, siendolo en realidad y "no ser", que, según Lluis Juan Bautista, es un punto de partida para SER.

No hay comentarios: