Parecelso dice en su "Botánica Oculta",


"Además de las relaciones de la planta con el sol que la nutre físicamente, hay que escoger para ella una sociedad que le sea propicia. Ciertas plantas prosperan viviendo al lado de ciertas otras, y mueren si sus vecinos le son antipáticas; de ahí se desprende una cuestión de afinidad o antipatía como podríamos demostrar con múltiples ejemplos, y los siguientes han sido hechos por experimentación diaria.


El olivo es amigo de la vid y quiere estar lejos de la col.


El ranúnculo (la ) es amiga íntima del nenúfar.


La ruda desea vivir cerca de la higuera."


Dios los cría y ellos se juntan. ¿Quién es el olivo o la vid en mi vida?. ¿Quien es la col?. ¿Donde o como en mi se expresa la vid, el olivo y la col? Una de las cosas que más me asombran, es la de descubrir lo parecidos que somos todos los seres vivios, o bien, las similitudes que tenemos entre nosotros. La diferencia entre un mineral, una planta y alguien como nosotros es simplemente el tiempo en que damos fé de nuestra presencia. Que efímera ha de ser nuestra existencia vista desde un mineral. Que inmutable ha de ser nuestra presencia ante una mariposa cuya existencia es de apenas unas horas. Los ritmos del universo no se cuentan por horas, minutos o segundos sino por eso mismo; ritmos. El instante que supone nuestra existencia en este momento y el que tengamos un encuentro con alguien, es un acontecimiento extraordinario visto desde la historia del universo, por lo que quiero vivir cada instante con toda la intensidad que sea capaz y que la lección que tenga que enseñarme la col me sirva para progresar en mi camino.

No hay comentarios: