To er mundo e güeno


Buena gente. Así es como, a menudo, algunos de nosotros, solemos definir a aquellos que en apariencia reflejan aquello que nos identifica con lo que está bien visto en la sociedad de hoy. Desde que tengo uso de razón he oído decir de mi que era bueno y me lo he creído. ¿Qué hace el otro en el que me veo para decir que es "buena gente"? ¿Soy realmente bueno? y,¿qué es ser realmente bueno? Todo esto viene porque ayer un hombre asesinó a su mujer y ante la pregunta del periodista a los que lo conocían, de cómo era, la respuesta era que este hombre era "buena gente" o que era un hombre bueno. A medida que aumentamos la imagen de bueno, crece también y de forma proporcional nuestra parte oscura, y eso ya lo advirtió Jung. Lo uno no puede coexistir sin lo otro y además es lo adecuado. Solamente que exponerme tal y como soy ante los demás desestabilizaría mi vida y muchas cosas cambiarían para mejor, desde mi aunque no ante los demás. He descubierto que el miedo me paraliza, ese miedo que me permite mantenerme vivo aunque con condiciones. Mostrase poco a poco da pavor porque no se sabe que ocurrirá y eso es vida y sentido a nuestra existencia. No quiero ser bueno ni malo sino que quiero ser y........algo pasará

No hay comentarios: