Nuestra sombra

Desde hace tiempo se confirma una sensación, en la que las cosas que nos suceden lo hacen con mayor facilidad si no oponemos resistencia. A eso se le llama fluir. Mi experiencia es que ante las opciones que me plantea la vida para realizar, hay algunas que aparentemente son inabordables debido a imponderables de los que "no soy responsable" o eso me digo. Pero a medida que se acerca la fecha del evento o situación, el camino lleno de obstáculos que mi mente interponía, se va despejando hasta que llega el momento en que no hay excusas fuera y no nos queda más remedio que aceptar que las barreras son nuestras. Es más, con el tiempo uno va notando que las coincidencias (Jung las llama sincronicidades), me muestran caminos de forma simbólica o no tan simbólicas porque solo faltan decirse más alto.

Ayer tarde, fue un ejemplo de lo que estoy diciendo pues la satisfación que me produjo asistir a la conferencia del maestro Eduardo Grecco, fue inmensa y más aún por darme cuenta de que las oportunidades para disfrutar de la vida en todos sus ámbitos, consisten en estar atentos a esas señales que constantemente y diariamente nos muestran por donde tirar, para no perdernos nada de lo que una vida nos ofrece. Gracias Eduardo.

No hay comentarios: