Nadie dijo que fuera fácil

Atreverme a experimentar lo que durante estas últimas semanas el universo me sugiere al levantarme, ha supuesto estar expuesto a fuerzas que no podía preveer, y vivir experiencias que no tienen razón de ser y que escapan a mi mente. Mi yo-actor realiza preguntas que no me llevan a ningún lugar. ¿Por qué estoy asi?, ¿Que me pasa?, ¿Por qué no me soporto?, con lo bien que estaba cuando me mentía. Cuando no sé porqué me pasa lo que me pasa, porque no hay ninguna razón para que me sienta así, me encuentro ante un terreno inexplorado y que se me muestra para vivir la nueva experiencia y aprender lo que haya que aprender y no buscar un atajo, porque sin saber por qué, me encuentro de nuevo al principio para realizar el mismo trayecto una vez más. Esta vez miré y no hice trampas. Dejó de importarme lo que pudiera pasar y lo viví y he pasado a la siguiente pantalla . Cuando vuelva a encontar la misma pantalla, tendré vidas suficientes, esta vez, para poder pasarla, porque esa experiencia ya la encarné.

No hay comentarios: